La txalaparta es un instrumento único en el mundo. Se toca entre dos personas. Una marca el ritmo y la otra lo rompe, lo fragmenta. No de una manera mecánica y precisa, sino creando algo nuevo, orgánico y vivo. La música que surge de ese diálogo no pertenece a ninguno de los dos músicos, sino que es la expresión del diálogo en sí, del encuentro entre ellos. La txalaparta no es sólo un instrumento musical, sino una actitud, una forma de encontrarse y acercarse al otro. El txalapartari ha de ser algo más que un músico. Tiene que desarrollar no sólo determinadas habilidades, sino también ciertas virtudes. Al tocar la txalaparta se encuentran una serie de conceptos que parecen contrapuestos pero son complementarios: el txalapartari debe ceder parte del ritmo, afirmando a la vez con seguridad el suyo, debe ser creativo y a la vez humilde, debe saber golpear con fuerza y luego guardar silencio para escuchar.

La txalaparta es, en sí misma, un ejercicio de fusión y encuentro. Es el único instrumento conocido en el que ritmo y melodía son interpretados por dos personas, que han de comunicarse de manera silenciosa e invisible para poder crear, juntos, una música que no pertenece exclusivamente a ninguno de los dos. El txalapartari no puede ser un músico egocéntrico ni introvertido, debe haber aprendido a ceder, a dialogar, para poder crear algo nuevo. Esa es la esencia de la txalaparta, como es la madera su materia prima original.

La música que surge de la txalaparta nace del encuentro entre dos personas: una marca el ritmo base -ttakun- y la otra lo rompe, creando sonidos en los espacios que el otro deja libres -herrena-. Orden y caos se encuentran y de ese encuentro surge lo nuevo. El encuentro sólo es fecundo cuando se establecen unas bases sobre las que intercalar improvisaciones. Es un ejercicio de equilibrio entre normas establecidas -tradición- y libertad creadora -innovación-.

Nömadak TX busca expandir y amplificar esa esencia dialogante de la txalaparta. Si lo más propio de este instrumento es el encuentro, hagamos de él el lugar en torno al cual encontrarse con otros sonidos, otros músicos, otras culturas.

Scroll Up